Asamblea de Productores - Fuente Dos Florines -

23/05/2019 Luego de dos horas de intenso debate, más de 120 productores agropecuarios, reunidos anoche en asamblea en un local próximo a Crespo, decidieron esperar unos diez días

hasta después de las elecciones del 9 de junio– para la adopción de eventuales medidas gremiales si es que para esa fecha no está vigente el nuevo decreto a través del cual el Gobierno provincial espera superar los fallos judiciales que prohíben las pulverizaciones en cercanías de las escuelas rurales.

De esta manera quedan suspendidas las movilizaciones que los chacareros pensaban realizar a partir de este jueves en las rutas de la provincia. Algunos, por ejemplo, proponían protestar en la zona del túnel subfluvial, como en 2008.

El debate entre los productores y los dirigentes de la Mesa de Enlace fue duro –“bastante caliente por momentos”, según la definición de una de las fuentes consultadas por DOS FLORINES–, se escucharon muchas quejas, críticas al accionar gremial y hasta “pases de facturas” por parte de los chacareros, en especial de aquellos que viven momentos de angustia ante la imposibilidad de trabajar.

Los dirigentes, no sin esfuerzo, lograron finalmente que las bases comprendieran que la redacción de un decreto lleva un tiempo prudencial –algunos sólo estaban dispuestos a ofrecer una “tregua” de tres días– porque de lo contrario se correría el riesgo de que la norma no fuera correctamente fundamentada y se volviera, otra vez, a fojas cero.

El mandato de las bases es “meterle presión” a los funcionarios, “estar encima” de ellos, para que aceleren los tiempos administrativos y el decreto esté listo lo antes posible.

También se acordó abrir el diálogo con los directivos de las escuelas rurales para que comprendan los perjuicios que los fallos ocasionan en la actividad productiva, y, asimismo, hablar con los candidatos a cargos ejecutivos y legislativos.

La posición de Bordet.

Mientras, el gobernador Gustavo Bordet, unas horas antes de la reunión de productores de este miércoles, fijó su postura respecto de este polémico tema.

Los conflictos, señaló, se resuelven “con buena voluntad” de las partes porque “no hay ningún conflicto que resuelva de manera unilateral, con una sola parte”

Aquí, prosiguió, hay dos sectores y “los dos tienen razón” por lo que ante esta disyuntiva “hay que encontrar una norma que genere los consensos básicos, en primer lugar, para que no se caiga el sistema de producción, y segundo, para que no se dañe la salud de nuestros niños y de los vecinos que están en los poblados cercanos a las zonas donde se realizan pulverizaciones”.

Bordet, en este sentido, confirmó que se redactará un nuevo decreto que luego deberá ser ratificado por una ley porque, afirmó, “hay que encontrar un ordenamiento legal” en esta materia.

Se lamentó porque en la Legislatura, durante todo este tiempo, no se pusieron de acuerdo para encontrar una norma. “Se aprobó un proyecto en el Senado y después hubo otro criterio en Diputados”, recordó, al tiempo que se comprometió a convocar a todas las partes, a todos los sectores, para encontrar “un término medio” y “medidas que sean graduales” porque, advirtió, “hay sistemas de producción que en el tiempo no van a ser más sustentables” dado que “han cambiado hasta los hábitos de consumo y de ventas, en determinados países, con relación a determinados productos que son tratados con agroquímicos”.